Entrevista a Enrique Gato

Tadeo Jones nació en 2012. En realidad, nació antes, en 2004, cuando Enrique Gato realizó su cortometraje homónimo, pero el gran público lo vio por primera vez en 2012, cuando el personaje dio el salto al largometraje. Surgido como una mezcla entre Indiana Jones y Superlópez, la mezcla de aventuras pulp, humor e Historia convirtieron a su creación en uno de los éxitos del cine español familiar reciente, hasta el punto que la vida cinematográfica del guionista nacido en Valladolid ha girado en torno al arqueólogo pucelano. Junto a Planeta 51 (2009) y El lince perdido (Raúl García Sanz y Manuel Sicilia Morales, 2008), fue pionera en la introducción de la animación 3D en el mainstream español y, de la mano de obras más indie como Chico y Rita (Fernando Trueba, Javier Mariscal y Tono Errando, 2010) y Arrugas (Ignacio Ferreras, 2011), dio el pistoletazo de salida de una de las mejores y más variadas eras para la animación nacional. Hoy, aprovechando el estreno de su tercera entrega, Las aventuras de Tadeo Jones: la tabla esmeralda, hablamos con su creador, Enrique Gato.

Pregunta: ¿Qué podemos encontrar en este nuevo Tadeo Jones?

Enrique Gato: En el fondo, me encanta el cine de aventuras, que es con lo que yo me he criado, lo que he estado toda la vida viendo. [Tadeo] es una mezcla de cine de aventuras con algo que me encantaba también de pequeño, el cómic tradicional español: Mortadelo y Filemón, Superlópez… Todo este tipo de personajes de tebeo impregna mucho las personalidades de Tadeo y de todos los personajes que hay en pantalla. Eso, mezclado con el cine de aventuras clásico, es un poco en lo que me inspiró a la hora de hacer estas películas, de tono familiar, pero manteniendo esa esencia del cine clásico.

P.: Aventuras, aventuras y aventuras. Hay pocos momentos de descanso

E. G.: Eso en la  animación al final es un handicap y a la vez una virtud, si lo consigues manejar. Tenemos muy poquito metraje. Es muy caro hacer animación. Por eso la cantidad de metraje que podemos hacer es muy muy bajita… Esta película son 85 minutos… Es muy complicado decidir a quién le dedicas tiempo, cuándo tienes que avanzar con historia, cuándo tienes que avanzar con el gags… Es un equilibrio muy delicado y muy complejo; y en esta película estoy especialmente orgulloso de cómo ha quedado.

P.: ¿Qué evolución ha tenido Tadeo como personaje, desde aquel primer Tadeo del 2012 hasta ahora?

E. G.: Era muy sencillo en los primeros bocetos. El Tadeo de las primeras películas tenía siempre una historia como muy sencillita, muy pequeñita. Poco a poco, según van pasando nuevas películas, vas dándote cuenta que necesitas hacerlo evolucionar de alguna manera. En esta película, probablemente, es en la que más rascamos en el personaje, en la que más buscamos esa sensación que tiene de falta de reconocimiento, que necesita que los demás arqueólogos le traten de tú a tú, porque nadie nadie le tiene en cuenta, le toman por enchufado, le toman por idiota, le toman de todo menos por arqueólogo. Es la película en la que más escarbamos, no solamente en Tadeo, sino en todos los personajes y poder contar algo un poquito más complejo a nivel narrativo, a nivel de guión, sin perder a los más pequeños, para que tengan su lectura limpia, con sus gags y sus momentos divertidos. Creo que esta es la película que más atiende al público adulto, al margen del público infantil.

P.: Te gustan mucho las persecuciones en ciudades emblemáticas: Cuzco, Granada y, ahora, Parísy con todo lujo de detalles.

E. G.: Es un clásico de las películas tener esta gran escena de persecución y de acción en un sitio emblemático. En Tadeo 2 la verdad es que fue un gustazo porque lo hicimos en  plan San Francisco, una persecución por San Francisco, pero por las calles de Granada; y, aquí, pues lo hemos hecho en París, que es un escenario espectacular; y rememorando escenas de acción clásicas, con la persecución de lanchas… Estamos muy orgullosos y muy contentos.

P.: ¿Le ha dado Manuel Burque ese toque de humor que necesitábais para el gag y la comedia?

E. G.: Sí, y Gatell  también, los dos. Son una pareja fantástica que dominan la comedia a una escala espectacular. Y sí, le han dado un refresco a la película a nivel de comedia y a nivel, sobre todo, de guión. La madeja a nivel de guión no es tan trivial como las anteriores: ha salido a base de mucho, mucho trabajo con ellos y de conseguir empujar todo lo que es la narrativa a una escala nueva. La verdad es que estoy muy contento con ellos porque dominan el género a la perfección, conocen muchísimo el cine de animación de cerca, y sobre todo, porque son maestros de la comedia como ya han demostrado muchas películas.

P.: Los  personajes realmente han evolucionado muy bien incluso Momia y ese nuevo personaje robaescenas que es Ra-Mon-A. Al final Tadeo Jones es una mezcla de aventuras entre las de Indiana Jones y James Bond, y la primera escena es espectacular como cualquier película de esas sagas…

E. G.: Sí, la verdad es que es también otro clásico el entrar fuerte en la película. La entrada, sobre todo en esta en concreto, es espectacular e intrigante con ese gran misterio, de qué demonios hace un sarcófago egipcio en una pirámide maya. Digamos que encontramos en un momento toda esta línea histórica que, de hecho, se lleva investigando muchos años, de cómo es posible que estas dos culturas, la maya y la egipcia, que estuvieron separadas por tantos miles de kilómetros, hayan llegado a tener  ese nexo común: las dos son culturas que hacían pirámides, tenían adoración por el sol, momificaban a los muertos… Ha habido mucha teoría de «¿qué ha pasado ahí?», «¿realmente estuvieron en contacto estas dos culturas, estas dos civilizaciones?», «¿qué pasó?» o «¿qué sucedió?». Se ha investigado mucho y era un lugar del que tirar del hilo fantástico para montar todo este enigma inicial, y sobre todo para justificar el juntar a nuestra querida Momia Inca con esta nueva momia egipcia que es Ra- Mon-A, que es fantástica y que, para mí, es el personaje de la película.

P.: La aparición especial de Iker Jiménez es una gran sorpresa muy divertida...

E. G.: No se lo espera la gente, pero, la verdad, que fue fantástico grabarlo con él. Se lo pasó como un crío pequeño, le hizo muchísima ilusión hacer este cameo. Estoy deseando que lo pueda ver ya todo el mundo, porque yo creo que les va ha hacer mucha gracia.

P.: La misma pregunta pero a un nivel técnico: ¿cómo ha cambiado el estudio Lightbox desde aquel Tadeo del 2012 hasta este Tadeo?

E. G.: Hay dos cosas que son las principales que han cambiado. Por un lado, esto es un arte muy nuevo, es una técnica, una tecnología muy nueva, que apenas tiene 30 años de evolución y cambia todos los años, todos los años hay cosas nuevas y todos los años hay mejores herramientas. Es algo que te obliga estar poniéndote al día constantemente, pero que, la verdad, es maravilloso, porque te permite ver y notar, en cada una de estas películas, una evolución enorme. Por el otro, este mundillo se va profesionalizando cada vez más, cada vez tenemos mejores artistas con los que trabajar y que demuestran, desde que entran, que tienen una capacidad y un talento que no había hace 15 años, que costaba mucho encontrar profesionales bien preparados para hacer todo esto. Se nota mucho cuando ves la evolución de las tres películas el salto abismal que ha habido entre ellas.

P.: En los títulos finales de crédito haces mención a la cantidad de profesionales que han colaborado en esta película y, al final, es un macroproyecto hacer esta película…

E. G.: La animación es de los proyectos colaborativos más grandes que existen: son muchísimas personas durante muchos años creando, esta película son 4 años de desarrollo prácticamente, con picos de 120 personas solamente dentro del estudio; más luego, los cientos de personas que hay que sumar en equipos de sonido, administrativos, música y todo ese tipo de cosas. Al final, se junta muchísima gente para montar este esfuerzo común que es crear estas películas de animación y son un esfuerzo común gigantesco que dura mucho tiempo, que es muy largo de desarrollo y que, al final, hay que saber valorar, aunque muchas veces el espectador no tenga mucha idea de qué es lo que hay detrás. Es una cosa con la que sabemos que tenemos que vivir y que es muy difícil explicarle a la gente que no se dedica a esto la cantidad de esfuerzo que hay detrás. Pero, al final, para nosotros lo que vale es el resultado en la pantalla y estamos, en este caso, súperorgullosos de lo que ha salido..

P.: Hay un universo Tadeo Jones y amigos totalmente integrado tanto a las voces de los personajes, como a nivel de banda sonora con Zacarias M. de la Riva.

E. G.: Sí, la música funciona increíble. Óscar [Barberán], Michelle [Jenner], Luis [Corbacho] y todos los actores de doblaje funcionan increíble, yo creo que  hay una cosa que se ha notado en esta película, es que, quizás, vamos más a jugar que a trabajar ya con ellas. Las primeras pelis, sobre todo la primera, costó mucho encontrar el registro correcto, costó encontrar también a nivel musical y también cuáles iban a ser en las guías correctas; costó mucho esfuerzo hacer cosas, que hoy en día, tanto Zacarías en la música, como los actores con las voces, ya tienen clarísimas. Por eso esta película ha sido especialmente divertida trabajar con todos ellos porque no ha habido que hacer un recorrido gigantesco para encontrar lo que queríamos. Hemos ido muy directos al grano y hemos podido jugar con ellos mucho tiempo para terminar de pulirlo, a un nivel que está un poquito por encima de todo lo que se ha realizado en las anteriores.

P.: Tu productora y estudio, Lightbox, parece como si fuese un poco como el nacimiento de otros estudios y productoras como Blow en Sevilla que ya ofrecen unos productos de animación totalmente internacionales como Love, Death & Robots para Netflix o autores como Alberto Mielgo con su Óscar por cortometraje El Limpiaparabrisas o con Jíbaro ¿No te sientes como uno de los pioneros que indicaron el camino para que funcionasen como industria el cine de animación?

E. G.: Parece que nosotros somos los que abrimos ese camino, pero realmente ya hubo unos profesionales antes que nosotros que estuvieron creando las zanjas; quizá nosotros la terminamos de abrir, pero la zanja ya estaba más o menos abierta. Nosotros lo que hicimos fue crear un ejemplo en el que podría apuntar mucha gente que quería hacer animación y que no lo veía claro. Producir animación en este país era muy difícil en aquellos años y, desde que existe Tadeo Jones, es verdad que hay un ejemplo claro al que señalar de éxito, en el que se pueden reflejar otros estudios y productoras que pueden aspirar a conseguir lo mismo, y, la verdad, es un gustazo ver que esto empieza a pasar. Empezamos a tener a Sergio Pablos, Alberto Mielgo y gente que está consiguiendo hacer animación a unas escalas impensables en España hace solamente 10 o 15 años. Tenemos que aprovechar el momento y tenemos que conseguir que esto siga sumando  todo lo posible porque, la verdad, es que es un momento dulce para la animación en España.

P.: ¿Hacia dónde crees que va el mundo de la animación?

E. G.: Es difícil. Yo creo que lo que va a suceder es que va a empezar a ver diversidad de géneros. Es lo que va a pasar porque la animación ahora mismo es casi exclusivamente, en esta parte del mundo, cine familiar y sinceramente creo que empieza a haber la necesidad de otras cosas. Esto es un poco lo que está pasando con Netflix y con todo este tipo de plataformas que están consiguiendo introducir otro tipo de cosas en la ecuación. Veremos a ver, no sé sinceramente cuál va a ser el futuro, pero por lo menos está bien ver que empiece a abrirse un poquito todo esto.

P.: ¿Preparas algo en 2D?

E. G.: No, eso si que no. Siempre metemos alguna cosita en 2D en nuestras películas; sin embargo, no es lo que más me atrae en ese sentido, prefiero y me gusta más el estilo de animación 3D.

P.: ¿Crees que está finiquitado el 2D?

E. G.: No, no está finiquitado y, por suerte, se está recuperando, precisamente Sergio Pablos (Klaus, 2019) es uno de los estandartes de la animación 2D.

P.: ¿Y algún día darás el paso al cine ficción con imagen real?

E. G.: No lo descarto. No es lo que más me atrae, pero la verdad es que no lo descarto. Siempre hay alguna idea y alguna cosa que ves que encaja mejor en ese tipo de registro, que no necesariamente tiene que ser todo animación. Pero, si te digo la verdad, antes que meterme en acción real, me atraen más los videojuegos. Yo empecé en el mundo del videojuego y me atrae mucho, mucho meter el pie ahí, porque lo mismo, hay ciertos tipos de historias y de formas de contar que el videojuego tiene y es perfecto para ellas y es el medio natural. Veremos a ver, nunca se sabe hacia dónde va el futuro y hacia donde vamos a terminar con todo esto, pero la verdad es que estoy muy abierto a todo tipo de técnicas nuevas y formas nuevas de contar historias.

P.: ¿Hay otro Atrapa la bandera (2014) preparándose?

E. G.: Cosas al margen de Tadeo Jones sí, hay nuevos proyectos, nuevas cosas que están al margen de Tadeo y están ahí en el disparadero para ver si, con un poco de suerte, en estos próximos meses van empezando a ver la luz. Yo mientras pueda seguir haciéndolo, descuida que aquí seguiré.

P.: ¿Alguna vez veremos una aventura de Supergrupo?

E. G.: ¡Uy! Ojalá, yo te la firmaba ya. Tú sabes que Tadeo Jones existe por Superlópez. Pues ojalá,  me encantaría, es algo que en su día estuvimos buscando y ojalá, antes o después, llegue algo parecido a eso.

Paramount Pictures Spain

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s