The Story of Looking

Ficha técnica:

Título original:

The Story of looking

Director:

Mark Cousins

Duración: 90 min

País: Reino Unido

Idioma: Inglés

Intérpretes: Mark

Cousins.

Filmin

Sinopsis: En la víspera de una operación de cataratas Mark Cousins se pregunta: ¿qué puede hacer alguien que se dedica a divulgar el cine si pierde su instrumento más preciado, es decir, sus ojos?

Crítica:

Hay algo de justicia poética en que el nuevo documental -el más cercano al videoensayo de todos los que ha rodado- de Mark Cousins (The Story of Film: Una Odisea; Women Make Film) sobre la historia de la mirada llegase a Filmin el mismo día que Mary Beard, el desnudo en el arte, una miniserie documental donde la veterana historiadora reflexiona sobre cómo se han representado los cuerpos a lo largo de la historia del arte. En los escasos dos capítulos que dura la producción de la BBC, la autora británica plantea muchos interrogantes en torno al desnudo y su posición en la cultura y en la sociedad, siempre dejando entrever el poder que la mirada tiene para condicionar tanto las obras como sus lecturas posteriores. En su nueva aventura fílmica, el cineasta norirlandés construye una reflexión sobre el mirar mientras se encuentra -desnudo- en su cama el día antes de ser operado de cataratas.

Como con su macrodocumental sobre la Historia del Cine, Cousins se adapta a sí mismo para llevar lo escrito a lo audiovisual. El texto de partida es Historia y arte de la mirada, un libro -imprescindible- que aborda cómo los cambios culturales están condicionados por cómo observamos y nos relacionamos con nuestro entorno, y cómo eso está condicionado, a su vez, por nuestras culturas. Escrito con su habitual pasión libre de prejuicios y con un lenguaje ameno, resulta una refrescante aproximación a la dinámicas de la Historia. No obstante, es una adaptación libre, pues no es tanto un repaso histórico, como sugiere el título, sino algo mucho más personal. La historia que se cuenta no es la Historia -con mayúsculas- de la mirada, sino el relato de la mirada de Mark Cousins ante el miedo a no volver a ver.

Ya no estamos en el terreno de las ideas, como la palabra escrita obliga, sino de las imágenes; concretamente de las imágenes que han impactado a su autor. Así, la forma cinematográfica le sirve al cineasta para recrear esas memorias visuales: esos instantes que grabó con su videocámara por diferentes motivos, películas, cuadros, fotografías, esculturas, edificios, paisajes, vídeos de YouTube… Estamos entrando en su mente; o lo más cercano a una materialización de ella. Gracias al cine.

No obstante, al mismo tiempo, traslada algunos de los elementos del libro a la película con la finalidad de ilustrar la diversidad de la mirada. Desde Marina Abramovic y la cabra de La infancia de Iván con las que el Cousins abría el libro hasta Ingrid Bergman o el fotograma de Persona. De forma similar, encuentra una estructura biológica que le sirve para desgranar los elementos que componen la vista y la mirada: el color, el foco, la memoria visual, las formas,… Todo ello con un último objetivo: mostrar la mirada como un mundo maravillosamente complejo que permite la construcción de nuestra identidad y del que se puede sacar mucho placer si somos conscientes de esa complejidad.

La mirada de Cousins es ecléctica y libre, como siempre ha hecho gala. La falta de prejuicios y su despreocupación por un acabado profesional -todas las imágenes propias están tomadas con su propia videocámara, y no se sienten atadas por criterios estéticos, sino como una extensión de su mirada- le confieren un firme carácter empoderador, pues invita al espectador a pensarse a sí mismo, a cambiar su forma de mirar el mundo, e incluso, a tomar la cámara y reflexionar a través de la imagen grabada.

El nuevo documental de Mark Cousins es café para cafeteros. Es una obra muy personal, que puede sacar al espectador por la voz engolada y poética del director, sus imágenes de videocámara o su propio discurso; sin embargo, si aceptamos compartir este viaje con Cousins, éste te revelará esa verdad que suele pasar desapercibida: vivimos en un mundo bello, donde cada mirada que lo captura es única.

Modern Films

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s