La ruleta de la fortuna y la fantasía

Ficha Técnica

Título original: Guzen to

sozo

Director: Ryūsuke

Hamaguchi

Duración: 121 min

País: Japón.

Idioma: Japonés

Intérpretes:  Kotone

Furukawa, Ayumu

Nakajima, Hyunri

Kiyohiko Shibukawa,

Katsuki Mori,

Shouma Kai, Fusako Urabe,

Aoba Kawai.

Caramel Films

Sinopsis:

Una antología de tres relatos cortos conectados por el azar y la imaginación, donde las vidas de tres mujeres se ven marcadas por sus elecciones y arrepentimientos. Un triángulo amoroso inesperado, una trampa de seducción fallida y un encuentro surgido de un malentendido, forman un tríptico de cuentos unidos por la memoria, el engaño y el destino.

Crítica:

Durante muchas décadas, el canon crítico occidental, extendido por todo el mundo, ha coincidido que los argumentos cinematográficos y literarios debían regirse por una férrea causalidad en pos de una aparente verosimilitud que no rompiese el pacto con el espectador. Esta tendencia se ha visto reforzada en la era digital, donde se valora una película en función de la probabilidad que las acciones sucediesen en la realidad. Esto habla, por un lado, del empoderamiento del espectador gracias a las redes sociales. Por otro lado, también revela la furiosa, e invisible, competición sociocultural para demostrar que se es inteligente y formado, por tanto, válido socialmente. Y, por último, permite ahondar en el mito romántico del artista como un dios en miniatura que opera los hilos de la ficción.

En La rueda de la fortuna y la fantasía, Ryūsuke Hamaguchi decide revolverse contra de todo eso; no conscientemente, sino involuntariamente al abordar, como tema, las coincidencias y las posibilidades imaginadas. Al fin y al cabo, la casualidad es un elemento terriblemente ateo, que elimina la posibilidad de un plan divino y nos aboca a un abismo universal por la falta de un sentido vital. En las tres historias se da una gran coincidencia que abrirá una serie de posibilidades. En la primera, es la casualidad de que tu expareja tenga una cita a ciegas con tu mejor amiga; en la segunda, la confusión de una letra en el destinatario de un correo confidencial; y en la tercera, serán los parecidos físicos de dos mujeres que se encuentran por la calle con personas de su pasado lejano. Tres coincidencias tan cotidianas como verosímiles que desmontan el canon crítico occidental: el mundo real está construido con casualidades, siendo la más grande de todas ellas la vida misma.

No obstante, no nos encontramos en el mundo real, sino en la ficción; y Hamaguchi lo sabe. Por ello, cada coincidencia conlleva una gran decisión y muchos «¿y si…?». Esta dinámica tan natural como inadvertida, base de cualquier narración, es explorada por el cineasta para ahondar en lo azaroso del mundo. Aquello que no se dijo y aquello que no pudo ser marcan no solo la esencia de los personajes, sino también el devenir del argumento, jugando en subjuntivo con algunas de las infinitas posibilidades que abrieron y desecharon una serie de casualidades.

El director japonés, conocido por sus obras de extensa duración — como los 169 minutos de Drive my car, una de las obras más laureada del pasado festival de Cannes y que llegará a salas a principios del próximo año — , se muestra excelente en las distancias cortas: apenas un puñado de localizaciones y dos o tres personajes que dialogan entre sí, le sirven para crear una de las mejores películas del actual curso cinematográfico. La ruleta de la fortuna y la fantasía, pese a constar de tres segmentos sin mayor conexión entre sí que la temática, ha de entenderse como un largometraje único de tres actos —el último como la sublimación de lo planteado en los dos anteriores— que convierte al todo en algo muy superior a la suma de sus partes. No obstante, ni la corta duración de cada fragmento (entre 40 y 50 min) ni su carácter antológico han de entenderse como caprichos narrativos, sino como la adecuación del formato al relato, reforzando el carácter íntimo y ordinario de los acontecimientos.

Hamaguchi rueda con intrincada sencillez: cuadros dentro de cuadros se mezclan con líneas verticales que separan a los personajes, planos medios que se sienten cercanos y una iluminación televisiva que centra la atención en la historia y sus protagonistas. Solo unos esporádicos zooms alteran agresivamente esa puesta en escena tan calmada y narrativa. Esta naturalidad puede resultar, en un primer momento, anodina y aburrida; sin embargo, es clave para comprender la cotidianidad de la coincidencia y que nuestras vidas, lejos de estar marcas por una férrea lógica de causa-efecto, son el resultado de lo que el azar provocó y de lo que no fuimos.

Caramel Films

2 comentarios en “La ruleta de la fortuna y la fantasía

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s